Conoce cuales son las funciones de un ortopedista

Un médico ortopedista es el encargado de tratar problemas que afectan el sistema motor. Se encarga de diagnosticar, tratar (con terapias o cirugías), rehabilitar y prevenir las afecciones sufridas debido a accidentes, problemas congénitos o malas prácticas de postura.

 

Como cualquier otra especialización, un ortopedista está capacitado para dar prácticas generales, pero puede especializarse en cualquier extremidad concreta: hombro, pie, mano, columna, rodilla, en trauma deportivo o pediatría.  Por otra parte, cada vez es más frecuente que aparezcan deformidades de postura en la columna vertebral, lo que implica una demanda más alta de médicos ortopedistas, especializados en la corrección de traumas o deformaciones en el sistema músculo esquelético, constituido por los nervios, ligamentos, articulaciones, tendones, músculos y huesos.

 

A medida que pasan los años la sociedad se hace menos consciente del riesgo que corre al realizar una actividad u otra, aumentando la demanda de un especialista en el tratamiento de las lesiones o alteraciones que se sufran, algunas de estas lesiones requieren una solución especial, por lo que deben ser tratadas con cirugía ortopédica.

 

¿De qué se encarga un médico ortopedista?

 

El médico ortopedista tiene cuatro funciones que veremos a continuación: Diagnostica, trata, rehabilita y previene.

 

Diagnóstico:

Las lesiones músculo esqueléticas, representan un problema en la población en general, ocasionado en la mayoría de casos por malos hábitos laborales o de postura, cuando se presentan accidentes deportivos o de otro tipo y por el desgaste natural del cuerpo a consecuencia de la edad. Un ortopedista está capacitado para realizar un diagnóstico adecuado, según el padecimiento sufrido por el paciente, esto en ortopedia general o en cualquiera de las subespecialidades de la misma.

 

Tratamiento:

Una vez el ortopedista hace un diagnóstico del problema, procede a tratarlo según estime sea el mejor y más efectivo tratamiento para corregir y sanar la molestia. Este tratamiento puede ser con medicamentos, terapias o cirugía. El tratamiento que el médico ortopedista elige tiene que ver con el tipo de enfermedad, el nivel de daño y la zona donde se localiza.

 

Esta es sin duda una labor rigurosa, por ello es de vital importancia recibir la atención de un especialista en ortopedia y no de un médico general, procurándose un tratamiento integral, evitando complicaciones durante el proceso de tratamiento y posteriormente, recuperación.

 

Rehabilitación:

La rehabilitación en una fase fundamental del proceso de recuperación, sin una buena rehabilitación puede fracasar cualquier tratamiento. El médico ortopedista tiene dentro de sus funciones brindar una buena rehabilitación al paciente que lo ayude a volver a la normalidad luego de una cirugía o tratamiento.

 

De esta forma el ortopedista planeará rutinas de ejercicios o terapia física para recuperar la movilidad, la fuerza y el normal funcionamiento de la extremidad afectada. El buen resultado de la rehabilitación tiene que ver con la voluntad que tiene el paciente de recuperarse, quien consiente de la situación sabrá sobrellevar la terapia indicada después del tratamiento. Esta función no corresponde solo al ortopedista, sino que en compañía de otros profesionales de la salud elaboran un proceso multidisciplinario para proveer al paciente las mejores condiciones de mejoramiento.

 

Prevención:

 

Así como las demás funciones es un deber del ortopedista dar una serie de indicaciones al paciente que debe seguir en casa y crear estrategias para evitar lesiones o retrasar el avance de las enfermedades. El éxito de la prevención depende de la participación del paciente, ya que este debe acatar las indicaciones mencionadas y seguir las instrucciones del especialista.

 

Conoce sobre: Características generales del instrumental quirúrgico de ortopedia

 

Hace unos años un ortopedista se encargaba solamente del tratamiento en los niños con deformaciones en las extremidades. Hoy en día la ortopedia puede tratar a pacientes de cualquier edad, desde niños con pie plano, pasando por deportistas con traumas debido a accidentes, hasta personas de la tercera edad que padecen artritis.

 

Un médico ortopedista no solo es un profesional especializado en las afecciones que se presenten en algunas zonas del cuerpo humano, sino que debe tener alta consciencia social, brindar un servicio con responsabilidad, compromiso, crítica transformadora y humanista ante el proceso salud- enfermedad de sus pacientes, teniendo en cuenta que no solo los dos están involucrados en el proceso, sino también el resto del personal médico y los familiares del enfermo. Por lo tanto es debido que el profesional aplique sus principios básicos de ética, docencia, investigación y administración necesarios en su práctica médica.

 

Manual para limpiar y desinfectar el instrumental quirúrgico

El instrumental quirúrgico es el conjunto de herramientas utilizadas en los procedimientos quirúrgicos por el médico cirujano. Son elementos costosos, sofisticados y muy delicados, por lo que su cuidado debe ser meticuloso y estandarizado. Por ello, deben ser sometidos a un proceso de limpieza, desinfección y esterilización, en ese mismo orden. Está diseñado para dotar al médico cirujano con instrumentos que le permita realizar unas maniobras básicas en una intervención quirúrgica.

 

Para realizar una adecuada limpieza del instrumental quirúrgico, vamos a seguir una serie de pasos, que enumeraremos a continuación:

 

Pre-desinfección:

Inmediatamente después de su uso se deben sumergir los instrumentos quirúrgicos en alcohol para eliminar los residuos antes de limpiarlos, desinfectarlos y esterilizarlos. Esto se hace siempre que los instrumentos sean reutilizables.

Con esto se logra que los residuos no se sequen y hagan difícil la limpieza.

 

Limpieza manual:

Los instrumentos deben limpiarse con un cepillo de cerdas suaves y un desinfectante anti bacterial, en su defecto, un detergente con PH neutro 7.0 que sea compatible con los instrumentos, y agua caliente a máximo cuarenta grados de temperatura. Se debe tener mucho cuidado con las zonas de difícil acceso, con el fin de eliminar completamente los restos de sangre y residuos. Prestar atención especial con las piezas desmontables, desarmando con cuidado y limpiando tanto las superficies internas como externas.

 

Desinfección por ultra sonidos:

Para garantizar la eliminación de microorganismos se debe limpiar, se debe realizar una desinfección del instrumental quirúrgico. No se deben usar limpiadores ni almohadillas abrasivas, tampoco disolventes ni cepillos metálicos.

Luego de esto se sumergen las piezas en un baño de ultra sonidos con solución desinfectante (detergente bactericida con PH neutro, 7.0) y agua caliente a cuarenta centígrados de temperatura, durante quince minutos.

 

Aclarado y secado:

El instrumental debe aclararse dos veces con agua purificada. Luego se procede a hacer un correcto secado para evitar que se formen manchas en la superficie. Secar bien el instrumental para evitar las gotas de agua, ya que estas pueden actuar como una barrera que protege las bacterias.

 

Preparación previa a la esterilización:

La esterilización se hace para asegurar la eliminación de cualquier forma de vida incluidas en las esporas del instrumental quirúrgico, con el objetivo de evitar las infecciones.

Se deben poner los instrumentos en bolsas adecuadas para la esterilización, no olvidar montar las que se desmontaron previamente.

 

Esterilización:

  • Se realiza en autoclave de vapor en un ciclo estándar de esterilizado a una temperatura de ciento treinta y cuatro grados centígrados.
  • No se pueden usar esterilizadores por calor seco, ya que esto podría afectar el corte.
  • No se debe retirar el material de autoclave antes de que se haya terminado correctamente el ciclo de secado.
  • Tener en cuenta las instrucciones del funcionamiento del esterilizador, el peso de la carga y el tiempo de operación.
  • Es de suma importancia inspeccionar y limpiar la unidad regularmente asegurándose de no pasar por el proceso de esterilización instrumentos corroídos, debido a que los instrumentos oxidados pueden contaminar el circuito del agua con partículas de oxido que causarían la oxidación en los instrumentos intactos en todos los ciclos de esterilización futuros, así como del propio autoclave.

 

 

Almacenamiento estéril:

Una vez esterilizados, los instrumentos deben almacenarse limpios y secos empacados en bolsas estériles cerradas, no sin antes verificar que la banda de esterilizado ha cambiado de color, y verificar también que los instrumentos no se hayan oxidado durante la esterilización.

 

Comprobar la esterilización:

Debe realizarse periódicamente una prueba bacteriológica con un indicador de esporas para asegurar el correcto mantenimiento del esterilizador.

 

Te puede interesar: Consejos para preservar su instrumental quirúrgico

 

Por último, si lo que se quiere es preservar el mayor tiempo posible el instrumental quirúrgico e incrementar su promedio de vida, es de suma importancia contar con personal responsable que custodie, mantenga y asegure el buen uso del mismo, ya que el descuido, uso inadecuado o falta de mantenimiento puede ser un obstáculo o incluso hacer que los procedimientos quirúrgicos fracasen, en pocas palabras, una pérdida económica y de prestigio para cualquier centro de atención quirúrgica.

 

 

¿Qué comprende las subespecialidades de la cirugía general?

Cuando hablamos de cirugía general nos referimos a las cirugías que comprenden todo el aparato digestivo, desde el esófago hasta el ano. No es tan versátil como la ginecología, siendo completamente una especialidad quirúrgica, esto  se compensa con que tiene un campo muy amplio dentro de la cirugía.

 

Es considerada  una especialidad en sí, como también una especialidad básica para la formación posterior en las distintas especialidades quirúrgicas  derivadas. Constituye el eje central de la formación de las subespecialidades quirúrgicas y, por otro lado, el cirujano es el especialista preparado para manejar las patologías quirúrgicas prevalentes de mediana complejidad de un hospital.

 

Los cirujanos generales, además, están interesados en contar con un excelente instrumental quirúrgico al momento de realizar cualquier cirugía correspondiente a las subespecialidades, sobre todo porque esto garantiza confianza y buenos resultados para los pacientes. La importancia de este aspecto va ligada a la destreza del cirujano, ya que es indispensable garantizar una experiencia cómoda y profesional.

 

A continuación, veremos la clasificación de las subespecialidades de la cirugía general, que patología trata y que cirugías se practican en cada una:

 

Cirugía Esofagogástrica:

 

Es la cirugía que se encarga del tratamiento de las patologías presentes en el esófago. El esófago es la parte inicial del tubo digestivo que lleva el alimento desde la garganta hasta el estómago. Normalmente el alimento llega al estómago y se mezcla con el jugo gástrico. Esto se conoce como la digestión de los alimentos. Cuando el contenido del estómago ya ha sido procesado y mezclado convenientemente, pasa al intestino delgado para continuar su tránsito a través del tubo digestivo.

 

¿Qué patologías trata la cirugía esofagogástrica?

 

  • Reflujo gastroesofágico y hernia de hiato.
  • Acalasia.
  • Otras enfermedades benignas del esófago.
  • Cáncer de esófago.
  • Úlcera de estómago.

 

Cirugía Hepatobiliopancreática:

 

Se dedica a la cirugía hepática, pancreática, biliar y, también, a la cirugía del cáncer. Esto supone principalmente que se lleven a cabo cirugías relacionadas con el tratamiento quirúrgico y oncoquirúrgico de tumores o metástasis hepáticas, trasplantes de hígado e intestino en niños y adultos, así como trasplantes intestinales.

 

¿Qué otros aspectos comprenden la cirugía Hepatobiliopancreática?

 

  • Las glándulas suprarrenales.
  • Colelitiasis.
  • Coledocolitiasis.
  • Colesistitis.

 

Cirugía intestinal:

Abarca la reparación de obstrucción intestinal, que se presenta cuando los contenidos del intestino no pueden pasar ni salir del cuerpo, y la cirugía de Resección del intestino delgado, que se hace para extirpar parte o todo el intestino delgado se realiza cuando este está obstruido o con daños.

Cirugía Colorrectal, proctológica y de suelo pélvico:

Se realiza en el colon, el recto y el ano, trata daños como: ano imperforado, las grietas, las fístulas, las hemorroides, prolapso rectal o anal, incontinencia fecal, diverticulitis, enfermedad diverticular y otros desordenes. Estas enfermedades pueden ser patologías benignas, como lo son las fistulas anales o los abscesos, entre las malignas encontramos el cáncer de colon y los que afectan esta zona.

 

¿Cuáles son los tipos de cirugías proctológicas?

 

  • Colostomía.
  • Enterotomía.
  • Colectomía.
  • Biopsia quirúrgica rectal.
  • Esfinterotomía.
  • Fístula anorrectal.
  • Hemorroidectomía.
  • Tratamiento quirúrgico prolapso rectal.

 

Le puede interesar: Aprendamos en qué se especializa la cirugía general

La cirugía general es práctica, no se está indagando sobre diferentes enfermedades, sino que va directamente al problema, es altamente eficaz.

 

En definitiva, un cirujano general está capacitado para enfrentar y resolver hasta cierto nivel de complejidad las urgencias de las patologías de las subespecialidades quirúrgicas ante la no disponibilidad de dichos especialistas, para iniciar el tratamiento, estabilizar y/o trasladar al paciente a un centro de mayor complejidad.

Aprendamos en qué se especializa la cirugía general

La cirugía general es una especialidad médica que abarca las intervenciones en el aparato digestivo. En esta cirugía también está incluido el tracto gastrointestinal y el sistema hepato-bilio-pancreático, el sistema endocrino; incluyendo las glándulas suprarrenales, tiroides, paratiroides y otras glándulas. También encontramos dentro de este campo, la reparación de hernias y eventraciones o hernias ventrales de la pared abdominal.

 

En la cirugía general no se precisa un especialista, aunque el cirujano general tiene la posibilidad de especializarse en alguna de ellas, de manera aclaratoria, no es el mismo caso para todos los países, debido a que en algunos se considera una especialidad más.

 

Hay que tener en cuenta que el cirujano general ha debido adecuarse al nuevo abordaje quirúrgico, puesto que, con la aparición de la laparoscopia, se ve altamente involucrado el campo, ya que son los órganos de los que se encarga la cirugía general.

 

El instrumental quirúrgico para cirugía general es el mismo en todas sus sub especialidades, salvo para los procedimientos rectales, mamarios y tiroides, los cuales requieren instrumental especializado.

 

El cirujano general no solo es cirujano, es también el médico que maneja, entre otras cosas, la fiebre post operatoria, que no tiene que ser obligatoriamente consecuencia de la cirugía. Maneja también muchas patologías que no son quirúrgicas, por ejemplo: estreñimientos, hemorragia digestiva baja, dolores abdominales que no siempre acabaran operándose como una apendicitis, sino que puede ser una gastritis, infección de orina, e incluso reciben urgencias de infartos y neumonías.

 

Es además resolutiva o curativa, como en el caso de la apendicitis, el paciente llega con esta afectación, el cirujano lo interviene y se va a casa sano. Esto contribuye a crear una relación más cercana con los pacientes, ya que no se le formula una pastilla que puede que funcione o no, sino que se sana inmediatamente.

 

La cirugía general es práctica, no se está pensando en posibles enfermedades, sino que se va directamente al problema, es curativa porque además remodela, cambiando así la fisiología y, muchas veces, la anatomía.

 

La definición de cirugía general según Welch, profesor de cirugía de Harvard es “el conjunto de conocimientos referentes a enfermedades que son tratadas primariamente por métodos manuales u operatorios, lo que se complementa con la utilización de fármacos, la mejora del medio y por supuesto el apoyo psicológico.”.

 

Esta especialidad también estudia, investiga y se encarga en forma multidisciplinaria con otras especialidades temas como el trauma, el shock, el avance hidroelectrolítico, la inmunología y la microbiología básica, la nutrición y la cicatrización de los tejidos. Se ocupa de manera específica, del tratamiento quirúrgico de los tumores y demás enfermedades orgánicas que comprometen:

 

  • El cuello.
  • El tubo digestivo y las glándulas anexas.
  • Los procesos herniarios de las paredes abdominales.
  • Las lesiones quirúrgicas de los tejidos blandos.

 

Algunos servicios que presta la Cirugía General:

 

  • Cirugía gastrointestinal, tanto benigna como maligna.
  • Cirugía de tumores de tejidos blandos.
  • Cirugía de trauma de tórax, abdomen y vascular.
  • Cirugía de enfermedades glandulares, benignas o malignas (tiroides, paratiroides, páncreas, suprarrenales, etc).
  • Cirugía de mínima invasión o laparoscópica: antirreflujo esplenectomía, apendicetomía, colecistectomía, simpaticectomía, cirugía de colon, banda gástrica (cirugía bariátrica para obesidad mórbida), adrenalectomía, quistes renales pancreáticos y hepáticos.
  • Cirugía de pared abdominal.
  • Cirugía de hígado, vesícula y vías biliares.

 

Te puede interesar: Cuidado y mantenimiento del material quirúrgico para laparoscopia.

 

Puede decirse que un cirujano general es el que está capacitado para actuar con procedimientos quirúrgicos en varias áreas del cuerpo y tiene la habilidad adecuada para ello, además tiene la ventaja de ver al paciente como una unidad fisiopatológica y dispone de recursos técnicos para resolver problemas, sin la participación de equipos complementarios, ya que no respeta fronteras anatómicas al interpretar y tratar los problemas quirúrgicos.

Aspectos generales sobre la ortopedia

La Ortopedia trata enfermedades en huesos, articulaciones, y todo lo que lo rodea: ligamentos, cartílagos, músculos y nervios. En una definición más amplia, podemos decir que es la rama de la medicina que se encarga de corregir y prevenir deformidades en el sistema musculoesquelético, por medio de la cirugía y las inmovilizaciones. Hay que tener en cuenta, que esta es una especialidad que empezó buscando corregir las alteraciones y malformaciones en el sistema locomotor durante el desarrollo y crecimiento de los niños y que actualmente se ha expandido a diferentes afectaciones y edades.

Está presente en todas las etapas de la vida, desde los niños que nacen con problemas congénitos, los jóvenes y adultos que tienen accidentes deportivos o lesiones de trabajo, y posteriormente, en la etapa final de la existencia, aparecen lesiones o secuelas como consecuencia de una vida de trabajo. Dichas enfermedades o lesiones se pueden prevenir, corregir, y en los casos más graves, intervenir quirúrgicamente.

Aspectos importantes a tener en cuenta en los procedimientos de Ortopedia:

Existen los tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos, veamos:

No quirúrgicos: Yeso, Ortesis (aparatos ortopédicos) infiltraciones, terapia física y ocupacional.

Quirúrgicos: Se presenta cuando falla el tratamiento anterior, cuando existe mucho dolor, en deformidades o cuando el paciente está incapacitado para movilizarse.

Otro aspecto muy importante, es el instrumental quirúrgico de ortopedia:

Los instrumentos quirúrgicos de ortopedia están diseñados para que el cirujano pueda realizar una maniobra quirúrgica básica. Deben estar estandarizados y someterse al proceso de descontaminación, limpieza, y esterilización. Su cuidado debe ser meticuloso, puesto que son utensilios sofisticados, delicados y costosos. Están elaborados en variaciones numerosas y según su función.

“Es menester que todos los instrumentos sean propios para el propósito que se persigue, esto es respecto a su tamaño, peso y precisión”. Hipócrates.

Los instrumentos quirúrgicos están fabricados en mayor cantidad de acero inoxidable, las aleaciones que se utilizan deben tener propiedades específicas para hacerlos resistentes a la corrosión en el momento de la exposición a la sangre, a líquidos corporales, soluciones de limpieza, esterilización y la atmosfera.

 

Te puede interesar: Consejos para preservar su instrumental quirúrgico.

 

En relación con el medio ambiente, el ser humano se enfrenta a diferentes agentes físicos, como el frio, el calor, las radiaciones, la electricidad, etc. También se enfrenta a fuerzas mecánicas, las cuales, aplicadas en el cuerpo, producen diferentes lesiones. Por lo tanto, cuando hay un paciente lesionado se contempla:

  1. ¿Qué produce la lesión?
  2. ¿Qué afecta?
  3. ¿Cuáles son los daños ocasionados por la agresión?

En las respuestas a estas inquietudes podemos encontrar que las lesiones sufridas serán mayores en caso de un accidente producido por un camión a alta velocidad, o se producirán lesiones más graves cuando el paciente cae de cierta altura, a aquellas producidas por fuerzas menores aplicadas sobre personas en una posición estática.

Las fuerzas anteriormente analizadas, una vez aplicadas en el organismo, producen daños que se traducen en el aparato locomotor como las siguientes lesiones:

  • Contusión.
  • Hematoma.
  • Heridas.
  • Esguinces.
  • Luxaciones.
  • Fracturas o Luxofracturas.

La cirugía ortopédica supera, en muchos procesos, en cuanto a calidad de vida del paciente y en eficacia, a otras intervenciones más interesantes como los trasplantes de órganos.

“En la actualidad, empieza a presenciarse una innovación en cirugía ortopédica y traumatológica no incremental, sino radical, aunque transcurrirán de 10 a 15 años hasta que se trasforme realmente y en un volumen suficiente para cambiar la práctica clínica”, asegura el profesor Luís Munuera, Profesor Académico Honorario de la Real Academia Nacional de Medicina y Catedrático.

El futuro en el campo de la Cirugía Ortopédica es muy alentador, debido a que existe una innovación incremental muy adelantada que ha ido perfeccionando los diseños, encontrando nuevos materiales, perfeccionando técnicas menos invasivas, mejorando resultados clínicos y consiguiendo tiempos de recuperación más cortos.

Pasos a seguir para la preparación de mesas quirúrgicas

En toda actividad o procedimiento quirúrgico la seguridad del paciente es primordial.  Según la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente y el Centro Colaborador, los fallos de atención sanitaria afectan a 1 de cada 10 enfermos. Por lo que es necesario que el trabajo en la seguridad de la atención para procedimientos quirúrgicos, ocurra desde mucho antes de que tenga lugar la operación. Hay que tener en cuenta que es indispensable que la atención y cuidado en este tipo de aspectos, inician con el acomodo del instrumental, ya que esto permite que el material se mantenga en orden y jerarquizado por funciones, tamaños y grupos.

 

Todas estas prácticas hacen posible que se pueda evitar cualquier negligencia médica, como olvidar alguna pieza dentro del paciente.   A continuación, te explicaremos los pasos a seguir para acomodar correctamente el instrumental de cirugía general.

 

Te explicamos: ¿Cómo prevenir complicaciones por instrumentos quirúrgicos defectuosos?

 

Para empezar, es importante recordar que existen dos tipos fundamentales de mesas en el quirófano y que ante todo es importante mantener siempre esterilizado el campo operatorio.

 

Mesa circular o de riñón:

Mesa metálica con forma semicircular, en ella se coloca la ropa quirúrgica y el instrumental de cirugía general.

 

    • Para su preparación se deberá colocar una funda que vista la mesa en su totalidad.
    • Posteriormente, la mesa de riñón se dividirá en tres partes con el objetivo de organizar el instrumental de cirugía general dependiendo de su función y los tiempos en los cuales se utilizará.
    • Del lado derecho de la mesa se colocará todo lo referente a textiles del paciente, compresas, campos extras y guantes.
    • El medio de la mesa se distribuirá en ocho partes. La parte superior de izquierda a derecha consta de los siguientes instrumentos:
      1. Fijación: pinzas backhaus.
      2. Hemostasia: Pinzas mosquitos y Kelly.
      3. Tracción:  Pinzas Allis y Babcock.
      4. Separación: Separadores Farabeuf y valvas.

 

La parte inferior de la izquierda tiene la siguiente distribución:

 

  1. Corte: Mangos de bisturí y tijeras.
  2. Especialidad: Dependiendo del tipo de cirugía.
  3. Reparación: Pinza porta agujas y pinzas de disección.
  4. Palangana: Producto empleado para el aseo personal.

 

  • En el lado izquierdo de la mesa se colocan otras herramientas como suturas, gasas, sondas, bisturí y aspiradores.

 

Mesa de mayo:

 

Se caracteriza por tener una altura variable y una bandeja plana desmontable donde se coloca el material de cirugía general a utilizarse con mayor proximidad.

 

  • Se debe vestir con una funda similar a la de una almohada, que cubra toda la bandeja y caiga a lo largo de su pata.
  • Es importante destacar que esta mesa se debe preparar simultáneamente con la mesa de riñón a fin de agilizar el proceso de preparación.
  • A pesar de que la mesa se distribuye en cuatro partes, el acomodo lo realiza el instrumentista con respecto al orden en que trabajará el cirujano y los tiempos de la cirugía.
  • Por lo general en la parte inferior del lado izquierdo se ordenan los recipientes y gasas, en el medio irá todo lo referente a la disección y reparación y del lado derecho se ubicarán las pinzas de anillos, pinza de campo y la palangana. En la parte superior se coloca lo que tenga que ver con cortes, hemostasia, tracción y sutura.

 

Conoce los instrumentos más utilizados en una cirugía cardiovascular.

 

Es de suma importancia que tanto el acomodo y vestido de la mesa de mayo y la de Riñón se tenga listo antes de la llegada del equipo quirúrgico para evitar retrasos en el inicio de la cirugía. Así mismo, se debe respetar la metodología de trabajo ante la mesa de operaciones para evitar cualquier tipo de complicaciones.

 

La salud y seguridad de los pacientes es prioridad, por lo que es importante elegir instrumental quirúrgico de calidad.

Consejos para preservar su instrumental quirúrgico

El instrumental quirúrgico requiere de cuidados especiales para la prolongación de su vida útil.

El instrumental quirúrgico es el conjunto de herramientas y elementos que permiten la ejecución de diferentes operaciones y cirugías. Sin importar el tipo de intervención, estos materiales están presentes en todo tipo de procedimiento; hay que tener en cuenta que el estado de estas piezas médicas influye mucho en el éxito al interior de los quirófanos, por lo cual, su mantenimiento es una de las tareas más importantes en los hospitales y clínicas.

Estas piezas médicas significan una gran inversión para los centros hospitalarios, por lo cual, las personas que se encuentran al frente de este material deben encontrarse capacitadas en el cuidado del instrumental quirúrgico.

Puntos a tener en cuenta:

  • La preservación del instrumental quirúrgico se debe llevar a cabo antes, durante y después de cualquier intervención médica.
  • Mientras se usan estas piezas se debe tener especial precaución, ya que, aunque su composición aporta fuerza tensil, no se debe maltratar el material, lo que nos lleva a ocupar las piezas indicadas para cada operación según su especialidad. Además, al interior del quirófano se debe evitar tirar con fuerza las herramientas en las bandejas metálicas.
  • A lo largo de las operaciones, la sangre y tejidos deben retirarse evitando la disecación que puede estropear el uso del material.
  • Gracias a la composición del instrumental quirúrgico, el proceso de limpieza se facilita. Lo anterior gracias a las características estériles de materiales como el vitalio, el titanio, el acero quirúrgico demás metales biocompatibles con el cuerpo humano.

Te puede interesar: ¿Qué es el instrumental quirúrgico de cirugía general?

Limpieza:

  • Después de una intervención médica el instrumental quirúrgico debe ser limpiado manualmente. En esta etapa de la limpieza se remueve la sangre y los tejidos, después podemos aplicar un detergente enzimático, este compuesto tiene un PH neutro que no genera daños en las herramientas quirúrgicas, sin embargo, tras una exposición significativa a este fluido se puede alterar el color de las piezas.
  • También se aconseja usar agua tibia esto con el fin de generar una acción térmica sobre las piezas, aumentando las propiedades del detergente y removiendo del instrumental quirúrgico sustancias como la albúmina, proteína de la sangre que se coagula y se solidifica pero que al entrar al contacto con el agua se deshace.
  • Así mismo, existen otras técnicas de limpieza en las cuales se usan máquinas especializadas que emplean el ultrasonido para retirar la suciedad del instrumental quirúrgico, al usar esta tecnología se debe tener especial cuidado para evitar el daño al interior de la máquina que puede ser causado al apilar el instrumental uno sobre otro.
  • Después, cuando el instrumental quirúrgico se encuentra limpio, se sugiere la aplicación de lubricante en las zonas que permiten la movilidad de piezas como las pinzas, con el fin de que no se atrofien y su funcionamiento sea normal durante cualquier intervención. Para finalizar, este ciclo de cuidado debe complementarse con el almacenamiento de las herramientas en bolsas especializadas, las cuales se encuentran esterilizadas y que eventualmente protegen el material.

Si deseas conocer más acerca del instrumental quirúrgico sus usos y su cuidado, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para suplir todas tus dudas al respecto.

¿Cómo se clasifica el instrumental quirúrgico?

El instrumental quirúrgico es el conjunto de todas las herramientas médicas que permiten el desarrollo de diferentes operaciones. Estas piezas han evolucionado ayudando a que los procesos al interior del quirófano se faciliten permitiendo a los cirujanos operar cómodamente y asegurando la salud de los pacientes.

Este tipo de herramientas pueden clasificarse según el material en que están hechas, el instrumental quirúrgico debe ser resistente al agua y a los fluidos, por lo cual se desarrolla en los siguientes metales:

Acero inoxidable:

Este metal se obtiene a partir de la alineación de hierro, cromo y carbón, creando un instrumental quirúrgico resistente a la corrosión, además de recibir la fuerza tensil necesaria para realizar cortes profundos. Por otra parte, gracias a un proceso de pasivación, este elemento se alisa, sellando el metal, volviéndolo más resistente.

Existen diferentes terminados que se pueden dar al instrumental quirúrgico como el acabado espejo, que por sus características pueden hacer que la luz rebote distrayendo al cirujano, también está el acabado adonizado y el terminado de ébano.

Titanio:

El instrumental quirúrgico creado en este material es más resistente que el acero inoxidable, no es magnético y tiene propiedades inertes; su alineación es más fuerte y ligera en peso, además, con un acabado anodizado azul, hecho en óxido de titanio que reduce el resplandor.

Vitalio:

Necesario para la fabricación de instrumental quirúrgico de ortopedia e implantes dentales. Su resistencia y durabilidad lo hacen deseable para este tipo de aplicaciones, sin embargo, puede presentar corrosión al entrar en contacto con otros metales.

Otros metales:

Es posible encontrar instrumental quirúrgico realizado en cobre, plata, aluminio, carburo de tungsteno y oro.

 

Según la forma el instrumental quirúrgico puede recibir otro tipo de clasificación como:

  • De un solo cuerpo: conformado por una punta y un cuerpo, ejemplo: instrumentales como bisturíes, cánulas de succión, pinzas de disección, separadores manuales y los dilatadores de hegar.
  • Cuando el instrumental quirúrgico está compuesto por una punta, un cuerpo y una articulación, recibe la categoría de articulado, como las pinzas y las tijeras.
  • Instrumental quirúrgico cerrado: estas herramientas constan de argolla, articulación, cuerpo, punta y cierre; así como las pinzas de forcipresión vasculares e intestinales.
  • Tipo fórceps: conformado por una punta, una articulación, cuerpo y fórceps. Este instrumental quirúrgico es usado por los ginecólogos.
  • Con el fin de crear piezas más resistente y duraderas, se crea el instrumental quirúrgico recubierto de fibra, como los laparoscopios, cistoscopios, artroscopios, ureteroscopios y los gastroscopios.

Por otra parte, también se puede clasificar el instrumental quirúrgico según su función, por lo cual, podemos diferenciar piezas de corte, separación, aprehensión, hemostasia, síntesis y drenaje, además, según su uso existe otra categoría en las que pueden ubicarse estas piezas:

  • Uso básico: a este grupo pertenecen todas las herramientas del set básico hospitalario.
  • Uso especial: aquí encontramos piezas específicas que se emplean en procesos determinados, como el equipo de colecistectomía y laparotomía.
  • Uso especializado: como las máquinas de circulación extracorpóreas, laparoscopios y las pinzas de liga.

Si quieres saber más del instrumental quirúrgico y sus usos, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para brindarte la información que necesitas.